sábado, 28 de febrero de 2009

ERIC DUNNING Y SUS ESTUDIOS SOBRE SOCIOLOGIA DEL DEPORTE

RICYDE. Revista Internacional de Ciencias del Deporte
V.3, Nº 7 - Año: 2007
ISSN: 1885-3137
SEMBLANZA


El profesor Eric Dunning

Eric Dunning (Londres) uno de los representantes más prestigiosos de la sociología del deporte a nivel mundial, se graduó en las Universidades de Londres y Leicester. En esta última ha desarrollado la mayorparte de su labor docente y científica, llegando a ser catedrático de sociología. A lo largo de su vida haimpartido clases en muchos países de América y Europa continental. Fue vicepresidente del ComitéInternacional de Sociología del Deporte entre 1979 y 1983. Actualmente es profesor emérito en dichaUniversidad.

A finales de los años ochenta Eric Dunning pone en marcha en el seno de la Universidad de Leicester elSir Norman Chester Centre for Football Research, sin duda el Centro deInvestigación más prestigioso anivel mundial sobre comportamientos violentos en espectáculos deportivos, al frente del cual se encuentra Eric Dunning junto con los que han sido sus principales colaboradores en estos años, los sociólogos Patrick Murphy y John Williams, creando lo que se ha conocido como “grupo de Leicester”.

Su vida profesional está estrechamente ligada a uno de los “grandes” de la Sociología, Norbert Elias. Su encuentro fortuito con el que iba a ser su “maestro” y posterior “colaborador” en dicha Universidad en1956, le marcó su trayectoria profesional. Primero como alumno suyo en la licenciatura de economía y en los cursos de postgrado y posteriormente como profesor ayudante, el trabajo de Eric Dunning ha quedado para siempre vinculado a la obra y el pensamiento del autor de El Proceso de la Civilización. La obra que ambos escriben conjuntamente en 1986 (Quest for Excitement. Sport and Leisure in the Civilizing Process, Basil Blackwell Publisher, Oxford) y que se publica en castellano en 1992 bajo el título Deporte y Ocio en el Proceso de la Civilización (Fondo de Cultura Económica)está considerada como uno de los puntos culminantes de la sociología del deporte y tal vez estemos ante la obra que más ha influido en el pensamiento sociológico deportivo posterior. Sin duda ambos autores ayudaron a otorgar a la sociología del deporte "un linaje respetable” y a que el deporte fuera considerado una parcela de la realidad social digna de estudio y análisis.Además de dicha aportación a los fundamentos de la sociología del deporte, este trabajo se ha convertido en un referente ineludible para todos los estudios sobre violencia y vandalismo en el deporte.

Si Elias había evidenciado las crecientes restricciones de conductas y comportamientos que llevaba implícito el proceso civilizador (lo que tradicionalmente se conoce como "reglas de urbanidad" o "buenas costumbres" implicaban toda una serie de limitaciones en la manera de comer, jugar, pelear o relacionarse sexualmente), ambos autores decidieron centrar su atención en la verificación de hasta qué punto se confirmaba en los espectáculos deportivos dicho proceso. La respuesta es afirmativa pues evidencian que la emergencia del deporte moderno es parte intrínseca de ese proceso civilizador. Tanto los ejercicios de caza, de lucha, las propias competiciones atléticas y por supuesto los más modernos juegos de pelota, experimentaron durante los siglos XVIII y XIX una serie de profundas transformaciones todas ellas en una misma dirección, la que les llevaba hacia formas mucho más reglamentadas, organizadas, institucionalizadas, estables y desde luego menos violentas y más civilizadas.

Ni que decir tiene que esta obra resulta clave para comprender e interpretar en sus justos términos lacuestión de la violencia en relación a los deportes actuales. Frente a otro tipo de argumentaciones mucho más simplistas y por supuesto menos documentadas, este trabajo ayuda a comprender que en las sociedades actuales existe un grado mucho menor de violencia en relación al deporte que en cualquier otro período histórico. El enorme impacto mediático que acompaña a los sucesos de violencia en la actualidad, lo que hacen es evidenciar como el umbral de repugnancia ante sucesos de esta naturaleza se ha elevado en comparación a épocas ecedentes.

Los trabajos sobre vandalismo en el fútbol, llevados a cabo por el grupo de Leicester les situó sin duda a la cabeza mundial en lo que a la investigación sociológica sobre este fenómeno hace referencia. En concreto en su obra The Roots of Football Hooliganism (1988) encontramos los factores esenciales para entender el origen de este problema: los cambios estructurales ocurridos en diferentes sectores de la clase obrera; la aparición de un mercado del ocio específicamente juvenil con la posibilidad y el deseo cada vez mayores entre los jóvenes de viajar de forma regular fuera de su localidad, incluso al extranjero para asistir a los partidos de fútbol; los cambios en la estructura de dicho deporte y sus implicaciones en las relaciones entre los clubes y los seguidores; las formas en que las autoridades futbolísticas y políticas han tratado de combatir este fenómeno y sus consecuencias; los cambios ocurridos en los medios de comunicación de masas, en especial la llegada de la televisión y la aparición de la prensa "sensacionalista"; y, por último, la caída casi absoluta del mercado de trabajo juvenil.

Otra línea muy interesante de estudio que emprenden lo constituye el de los rasgos diferenciales que, en su opinión, puede adoptar este fenómeno en unos países u otros. Estos son: las formas y los niveles de gravedad de los actos de vandalismo que se cometen; el grado de espontaneidad u organización de los mismos; las características sociodemográficas de los individuos implicados; las percepciones populares, oficiales y de los medios de comunicación, sobre la gravedad del roblema del vandalismo; y finalmente las respuestas de los gobiernos nacionales y locales, de la policía y de las autoridades futbolísticas respecto a este fenómeno.

Es muy interesante constatar la aparente contradicción en la que se han visto envueltos Eric Dunning y el grupo de Leicester. Si por un lado todo el origen de sus trabajos sobre violencia y deporte surge del objetivo de verificar en el contexto del fútbol el proceso civilizador elisiano, paradójicamente sus indagaciones les convirtieron precisamente en los primeros especialistas mundiales en el fenómeno del vandalismo en el fútbol. Es como si toda su obra se moviera en un doble nivel, por un lado su vinculación a la obra de Elias remite a Eric Dunning a una perspectiva histórica a largo plazo y sobre todo a unos fundamentos teóricos mucho más profundos; pero por otro su especialización progresiva en un fenómeno tan específico y acotado como el del vandalismo en el fútbol les arrastra a elementos de análisis y reflexión mucho más limitados teórica, espacial y temporalmente.

Sea como fuere lo que sin duda hay que reconocer es que Eric Dunning ha ayudado de forma esencial a comprender mucho mejor el fenómeno de la violencia en el deporte, al contextualizarlo histórica y socialmente; pero también a comprender mucho mejor las situaciones de conflicto en la sociedad moderna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada